Pandi T*

La Pandi T*! es un grupo joven que surge en el año 2017 de la colaboración entre Draga Espacio Feminista LGTBIQ* y Chrysallis Canarias.

Es una iniciativa basada en el compromiso de las personas que participan en Draga por lo que es voluntaria. Va dirigida a adolescentes trans* de la asociación Chrysallis Canarias. Es un espacio de socialización y cuidados en el marco de diversidad sexual y de género. Un espacio seguro donde poder crecer colectivamente, reconocerse, expresar las dificultades y compartir estrategias de resiliencia, establecer vínculos de amistad, etc. Se trata de una acción contra el aislamiento y la vulnerabilidad que facilita el proceso de construcción de la propia identidad a través del reconocimiento mutuo y la capacidad para decidir y actuar.

Tiene una periodicidad quincenal como grupo de apoyo mutuo y entre las actividades que realiza están: talleres, salidas de ocio, charlas, cine, teatro, etc.

Una de las actividades destacadas dentro de la Pandi T* es el campamento anual “Diversi(On)”

“Diversi(On)”

El “Campa Diversi(ON)” ha sido la primera iniciativa de estas características en Canarias y surge del trabajo colaborativo con les adolescentes y jóvenes trans*. Es un espacio lúdico, seguro, de conocimiento y empoderamiento para les adolescentes.

El proyecto fotográfico de Sheila R. Melhem “Sólo un nombre (debajo estoy yo)” (2018) recoge el I Campa realizado en el año 2017. Puedes conocerlo en este enlace. 


El concepto trans* es definido por Lucas Platero como:

“concepto paraguas que puede incluir diferentes expresiones e identidades de género, como son: trans, transexual, transgénero, etc. Lo que el asterisco añade es señalar la heterogeneidad a la hora de concebir el cuerpo, la identidad y las vivencias que van más allá de las normas sociales impuestas. Trans*, trans y transgénero son términos que tienen en común ser autoelegidos por sus protagonistas, frente a aquellos que provienen del ámbito médico y que señalan una patología. El asterisco quiere especificar que se pueden tener luchas comunes, al tiempo de reconocer que hay muchas otras cuestiones en las que no hay un consenso o una única visión de lo que supone ser trans, trans*, transexual o transgénero” (2014, p. 16)